Emosional charges…

Cargas emosionales… tanto como una cuestión eléctrica, con positívos y negativos, con sus fluctuaciones en mis estados de ánimo… con todo y daños colaterales.

Cargos y costos emosionales.
¿Acaso vale la pena revolver el agua asentada en el fondo del arroyo de mis pensamientos?

¿Vale la pena trastocar el ténue y sútil equilibrio que el tiempo y la distancia han logrado entre nosotros?
No lo sé. Si afirmara estas hipótesis, no creo que salgan cosas positivas, y nadie estaría a salvo.
Empero… la duda sembrada por asomos de ingenuidad me empieza a invadir.

Y tú… ¿qué harías?

                   DG

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s